BLOG

El Modelo Bolivariano y el Problema de la República

Artigos

Fernando López D’Alesandro
 Partido Socialista de Uruguay

 

 

maduro_bolivar

El domingo 6 de diciembre el gobierno bolivariano de Nicolás Maduro sufrió la más dura derrota desde que Hugo Chávez ganó las elecciones en 1998. La izquierda que apoya el proceso incondicionalmente abarrotó las redes y los medios justificando el desastre con las viejas excusas de la campaña mediática, y la culpa, siempre presente, del imperialismo. La dirigencia venezolana, sus errores y su gestión al frente del PSUV y del Estado parecen impolutos e incuestionables. O sea, aquellos que durante 18 años los votaron y hoy les quitaron el apoyo, no son seres conscientes que analizan la realidad de manera crítica, no. En algunos casos son “traidores” en otros fueron engañados por los medios, la derecha y el imperio. Así, el proceso bolivariano se salva y se auto absuelve de sus culpas. Un estilo de análisis que muestra un síntoma de crisis ideológica, sin duda, pero principalmente refleja la crisis republicana de una izquierda que muere… Por suerte queda una izquierda que bosteza…

 

La izquierda, la república y la democracia.
Estuve tentado de subtitular como “el problema de la república y la democracia”, pero para el socialismo latinoamericano ni la república ni la democracia son un problema. A la izquierda que derivó del comunismo y que se niega a la crítica del fracaso histórico, le hacen ruido tanto la democracia como la república. No aceptan que las sociedades latinoamericanas –y las occidentales en general- hoy asumen como propios los principios que siempre fueron pregonados por las derechas –pero pocas veces cumplidos- haciendo de la democracia el instrumento idóneo para gobernarnos, exigiendo su cumplimiento estricto, pero, además, utilizado para dar “jaque al rey” cuando se vuelve necesario. Las libertades democráticas no son “burguesas”, son simplemente “libertades” que se ganaron gracias a las luchas populares. El sufragio universal y las libertades públicas fueron arrancados a fuerza de muertos y movilizaciones, haciendo que la vieja democracia dejara de ser “burguesa”. Eso es algo que la cultura comunista latinoamericana no integra, y por eso ve la democracia con el viejo recelo sesentista que terminó en tragedia. Para la izquierda de raíz bochevique la democracia no es un principio, es un instrumento, una etapa que hay que pasar…. hasta llegar al ideal del unicato, donde la homogeneidad sea la tónica, un pueblo, un liderazgo, un partido.
En ese proceso la cultura comunista se vanagloria de “no haber perdido nunca el poder desde que se ganó” como escribieron en los documentos del Foro de San Pablo, culpando de todos los males al omnipresente imperialismo. Así, si luego de 18 años de revolución la corrupción campea y los venezolanos no tienen papel higiénico, las culpas hay que buscarlas en Washington, jamás en Caracas.

Peor aún es la debacle del sentido republicano.
La república es uno de los grandes logros de la modernidad y una de las grandes victorias de la izquierda. El hecho de que vivamos en un gobierno de leyes y no de hombres es uno de los grandes avances en la historia de la humanidad. Como decía Robespierre, “somos libres porque somos esclavos de la ley”. La institucionalidad no es ni una moda, ni una excusa, es la base desde la cual se radicalizará la democracia. Eso implica el final de todo tipo de poder personal, tanto monárquico, como caudillista o bonapartista. Implica, por tanto, la necesaria creación de estructuras democráticas donde las personas roten en sus cargos y donde gracias a la concepción republicana todos puedan ser “personas comunes con responsabilidades”.
La cultura comunista y su variante contemporánea –el bolivarianismo- rompen con la república. Los gobiernos se vuelven personales y eternos. Chávez era el bolivarianismo y su ausencia desbarrancó el proceso. La sucesión no puede sustituir al creador y el vacío del poder personal y personalizado agota todo sentido republicano y peor aún, se generan inmensas marchas atrás. En coincidencia con esto, Cristina Fernández, Evo Morales y Rafael Correa anulan el sentido de república al personalizar el poder violentando a la izquierda republicana y democrática.
Lo peor es que esta decisión política e ideológica le regala el sentido de república a las derechas, como pasó en los sesenta con la democracia.
La libertad de pensamiento y de expresión, el derecho a la libre asociación y tantos otros, son conquistas históricas de las sociedades y no meras formas detrás de las que se ocultan fines inconfesables. Durante años, las derechas monopolizaron el discurso democrático, pero vacío de contenido, gracias al cual arrinconaron a los sectores progresistas que erramos el camino identificando la democracia liberal con una genérica “opresión”. Así pasó lo que pasó entre los setenta y los ochenta y los costos humanos fueron demasiado terribles como para no reflexionar sobre las responsabilidades propias y ajenas en los desastres que vivimos. Algunos, no todos, aprendieron la lección y la resignificación de la democracia como principio quitó banderas que las derechas se habían apropiado cuando en su origen no les pertenecían. Algo similar pasó con la república.
Macri y toda la derecha argentina han hecho del “rescate de la república” el leiv motiv de su campaña. “Propuesta Republicana” se llama el partido conservador que gobierna Argentina desde el 10 de diciembre, porque el kirchnerismo –siguiendo los pasos del peronismo- marginó la república como valor y como forma de vida. El poder de El o Ella desentonaba con la división de poderes, con la independencia de la justicia y desde un estilo de “clases en lucha” buscaba sumar desde el conflicto para el reparto y no para el cambio de proyecto histórico. El kirchnerismo no llegó a la lucha de clases, los límites del proyecto y de las cuentas bancarias se lo impiden. Algo peor es el sandinismo en Nicaragua, pero no perdamos el tiempo con delitos menores.

 

La izquierda y el rescate de la república. Raíces y opciones
En ciertos ámbitos políticos es tragicómico ver los moines de algunos militantes culturalmente comunistas cuando se habla de democracia y pluralismo. Son los mismos que ni se plantean el problema de la república.
En algunos países es novedoso vivir en un gobierno de leyes y de garantías, donde los gobernantes sean dominados por la ley, donde la norma no permita hacer cuestión de la ceremonia de traspaso de mando. Es por esto que, quizá, sea necesario volver a la raíz fundacional de la izquierda para que algunos se reencuentren consigo. Hace 225 años Robespierre y sus jacobinos fundaron la izquierda moderna desde señas de identidad que se parieron en el fárrago de la revolución. Ser de izquierdas era querer la democratización radical de los derechos y la igualdad económica para todos, pero además implicaba rescatar la austeridad republicana de la vieja Roma. Por eso Maximilian Robespierre era “El Incorruptible” y vivía en la austeridad que pregonaba. El jacobinismo, fundador de la república, gobernaba desde la radicalidad democrática –tanto política como económica- para toda la sociedad, aceptando e integrando la diversidad. Gramsci extrae de esta premisa conclusiones para su teoría de la revolución: “…los jacobinos fueron el único partido de la revolución en acto, en la medida en que representaban no sólo las necesidades y las aspiraciones inmediatas de los individuos realmente existentes que constituían la burguesía francesa, sino también el movimiento revolucionario en su conjunto, en tanto que desarrollo histórico integral”. Es decir, sólo sería capaz de abarcar el conjunto de un proceso revolucionario aquella agrupación capaz de comprender no sólo “las necesidades y aspiraciones inmediatas” (el momento económico-corporativo) si no las del movimiento en su conjunto (el momento ético-político).
Eso fue lo que perdió el movimiento bolivariano cuando se olvidó de la república. Abandonó y fue abandonado por vastos sectores que no soportaron sus incapacidades económicas, morales, sociales y políticas. La revolución se desbarrancó no por su falta de radicalismo, sino porque no representó más las “necesidades y aspiraciones inmediatas” de las que habla Gramsci. Después, si, existe e influye lo que hicieron sus enemigos, pero primero la cultura comunista abandonó aquel perfil que le dio razón a la izquierda en 1789. La república fue sustituida por uno o por algunos y no pasó mucho tiempo para que la gente se hartara de la contradicción. Tal vez rescatar aquellas raíces jacobinas sea un buen ejercicio para recuperar el tiempo y el camino perdido.

Últimos do Blog
Noticias

Gobierno de Bolivia entregará títulos de tierra a campesinos

Más
Noticias

Colombia. Los cinco precandidatos presidenciales que ya tiene el Pacto Histórico para 2022

Más
Noticias

Nito Cortizo aseguró que en su administración no se han realizado escuchas ilegales

Más
Noticias

Enrique Sánchez está enfocado en refundar el Partido Febrerista

Más
Noticias

PRI y PRD pierden más del 70% de su militancia

Más
Noticias

Legislativo de Ecuador instala mesa sobre demandada ley de educación

Más
Noticias

Castillo nombra a primer ministro de izquierda en Perú y deja pendiente al de Economía

Más
Noticias

Argentina passa a considerar cuidado materno como trabalho e garante direito à aposentadoria de 155 mil mulheres

Más
Noticias

PRD pide a ciudadanos no participar en la consulta popular del 1 de agosto

Más
Noticias

Bolsonaro emprende nueva reforma ministerial para sumar apoyos en el Congreso

Más
Noticias

La hora de Pedro Castillo

Más
Noticias

Colombia Humana, UP y MAIS se declararon en oposición a Claudia López

Más
Noticias

Proyectos que ha realizado la alcaldía de Claudia López

Más
Noticias

Presidente del partido de izquierdas uruguayo deja su cargo y llama a unión

Más
Noticias

Mónica Fein será precandidata a diputada nacional y enfrentará a la lista de Pablo Javkin

Más
Noticias

Narváez marca primeras diferencias con candidatura de Provoste: “La realidad que hemos visto, es que es una reacción a las encuestas”

Más
Noticias

Presidente del PS, Álvaro Elizalde, asegura que Narváez no bajará su candidatura en favor de Yasna Provoste

Más
Noticias

Nicaragua: el régimen continúa con la persecución a opositores y Ortega aseguró que “no hay espacio para la negociación”

Más
Noticias

Colas para hacerse con un hueso de carne: el hambre se dispara en Brasil

Más
Noticias

Sí Por México llama a PAN, PRI y PRD a buscar candidato de unidad para las elecciones de 2024

Más
Noticias

Pedro Castillo teje una red de apoyos para gobernar Perú en un escenario adverso

Más
Noticias

La Policía investiga a Bolsonaro por supuesta prevaricación en la pandemia

Más
Noticias

Gustavo Petro brasileño está cansado de que lo culpen de todo en Twitter

Más
Noticias

Claudia López acusa a Petro de ‘incendiar a Colombia’

Más
Noticias

Ex-ministro da Defesa da Bolívia planejou segundo golpe usando mercenários dos EUA

Más
Noticias

Cuba logra la primera vacuna latinoamericana con datos de efectividad al nivel de Pfizer y Moderna

Más
Noticias

Presentan en Ecuador propuesta para ley de aborto por violación

Más
Cuba

La alta abstención marca un nuevo escenario político en Cuba

Más
Perú

El presidente de Perú afronta un nuevo pedido de destitución

Más
Colombia

Petro pide perdón por «genocidio» paramilitar y reconoce culpa del Estado

Más