BLOG

Sergio Massa, ministro de día y candidato de noche en Argentina

Argentina

Desde que debutó en política en la adolescencia, Sergio Tomás Massa ha querido ser presidente de Argentina. Amigos y enemigos le reconocen una cualidad: la persistencia. Ambicioso y temerario como pocos, intentó conquistar la presidencia por su cuenta en 2015 y fracasó. A los 51, el hijo pródigo del peronismo pelea de nuevo por el puesto, esta vez con el respaldo de toda la maquinaria partidaria. Este domingo, por primera vez desde que asumió como ministro de Economía hace 11 meses, Massa estuvo arropado en un acto público por el presidente, Alberto Fernández, y su vice, Cristina Fernández de Kirchner. El motivo fue la inauguración de la mayor obra de infraestructura energética de este Gobierno, el gasoducto Néstor Kirchner.

«Frente a aquellos que plantean que Argentina es un país de frustración, de fracaso, sin destino, sin futuro, en el que está todo mal, hoy es uno de esos días en los que aparece en el alma y el corazón de cada argentino el orgullo de ser argentinos», dijo Massa entre aplausos.

El peronismo eligió el 9 de julio, día de conmemoración de la independencia de Argentina, para celebrar lo que considera un paso «histórico» hacia la recuperación de la soberanía energética. El primer tramo del gasoducto recorre 750 kilómetros a lo largo de cuatro provincias desde la formación de hidrocarburos no convencionales de Vaca Muerta, en Neuquén, hasta Salliqueló, en el corazón de Buenos Aires. Permitirá ahorrar más de 4.000 millones de dólares al año en importaciones de gas. El tono épico que envolvió la puesta en escena es acorde al desafío que enfrenta el peronismo: ganar las elecciones presidenciales del 22 de octubre con una economía en terapia intensiva y una ciudadanía recelosa de la clase política. Massa forma parte de ella desde los 17 años.

Nació en 1972 en un hogar de clase media del conurbano bonaerense, el extenso cinturón de municipios que rodea la capital argentina y donde viven unos once millones de personas, casi el 25% de la población del país. Hijo de Alfonso, un empresario de la construcción, y de Lucía, ama de casa, Massa se inició en la política al filo de los noventa en la Unión de Centro Democrático (Ucedé). Este partido de derecha se alineó con el peronismo durante la presidencia de Carlos Menem y el joven político dio un paso más: saltó la valla para cruzarse a sus filas.

La decisión tuvo una rápida recompensa: en 1999 fue elegido diputado provincial por el peronismo y menos de tres años después alcanzó su primer cargo con gran visibilidad mediática y poder: la dirección de la seguridad social, la ANSES. Asumió en medio de la grave crisis social del corralito, con el país en llamas, y logró un éxito inesperado: el aumento de las jubilaciones mínimas, al que se oponía el ministro de Economía de entonces, Roberto Lavagna, tras haber estado nueve años congeladas.

Sacar ventaja

El gesto le granjeó la simpatía de un sector clave en su crecimiento político y significó también su primera victoria en una interna del Gobierno. Desde entonces, se ha convertido en un axioma de Massa «potenciar al máximo los recursos propios y sacar ventaja de las limitaciones ajenas», en palabras de Diego Genoud, autor de la biografía El arribista del poder.

Nadie ha sacado tanta ventaja como Massa de la pelea entre Fernández y Kirchner y de su falta de diálogo en los dos últimos años de Gobierno. Tras su experiencia como intendente del municipio de Tigre y los seis años en solitario al frente de su propio partido, el Frente Renovador, Massa fue invitado como tercer socio a la fórmula orquestrada por Kirchner para derrotar a Mauricio Macri en 2019. La victoria legislativa con la que Massa sorprendió al kirchnerismo en 2013 quedó opacada por su tercer puesto en las presidenciales de 2015 y la severa derrota electoral de 2017, que lo dejó fuera del Congreso.

Un año antes de sellar su regreso al peronismo, quien fue jefe de Gabinete de Cristina Kirchner entre 2008 y 2009 dijo que la expresidenta «debería estar presa» y se mostró partidario de eliminar los fueros parlamentarios con ese fin. A las bases kirchneristas les costó asimilar la reintegración del traidor. Cuatro años después, desconfían todavía de quien ven como un político capaz de pactar con el diablo para salirse con la suya. No olvidan su acercamiento efímero a Mauricio Macri, la amistad de larga data – y cercanía ideológica- que lo une al candidato opositor Horacio Rodríguez Larreta y sus vínculos con Estados Unidos. Sin embargo, la figura e importancia de Massa en el Gobierno ha crecido a medida que la de Alberto Fernández se empequeñecía.

«Sergio es capaz de anunciar por lo bajo que a un tipo o una mujer no lo quiere, pero al día siguiente lo ves abrazado y sacándose una foto y charlando de todo», lo describió su suegro, el dirigente peronista Fernando Galmarini, en una reciente declaración radial. Galmarini cree que la capacidad de su yerno de hablar con todos, hasta con el que parece su enemigo más feroz, lo asemeja a Carlos Menem. Otros lo han comparado con Néstor Kirchner, por la habilidad para construir poder propio. «Yo trato de aprender de todos y en ese sentido no tengo pruritos. Diría que soy una esponja», se ha autodefinido él.

Massa lleva 22 años casado con Malena Galmarini, hoy al frente de la empresa pública de agua y saneamiento (Aysa). Viven en Tigre, en la periferia norte de Buenos Aires, y tienen dos hijos.

El momento justo

Calculador y astuto, Massa creció entre las grietas internas del Gobierno y supo esperar el momento justo para jugar las cartas que lo han llevado a ser designado precandidato presidencial del peronismo.

La primera partida ganada fue la asunción del Ministerio de Economía el pasado agosto, cuando el peso rodaba barranco abajo y la inflación volaba. Al superministro se le concedió también la dirección de las carteras de Producción y de Agricultura. Un año después, la moneda se mantiene con vida gracias a numerosos respiradores artificiales y los precios siguen desbocados, pero Massa promueve la idea de que sin él hubiese sido mucho peor y que salvó al país de la quiebra.

Sus numerosas amistades en la élite mediática, empresarial y financiera facilitan la difusión de ese relato. Lo ayuda también su fascinación y habilidad para «conducir en el desorden», como señala Genoud. No importa si se trata de la ANSES en medio de la crisis social y económica de 2002, de la jefatura de Gabinete durante el enfrentamiento con el campo en 2008 o en la actualidad, cuando Massa hace lo posible para mostrar una tendencia a la baja de la inflación – que fue del 7,8% en mayo y del 114% interanual- , aplazar la devaluación oficial del peso y negociar con el Fondo Monetario Internacional sin dólares en el Banco Central. Cada revés económico vacía un poco más los bolsillos de los argentinos y deshilacha el traje de superhéroe con el que el ministro quiere llegar a la cumbre.

Le gusta apostar fuerte. Lo reveló Cristina Kirchner en su primera aparición pública tras el vertiginoso cierre de listas electorales: «Cada cosa que le digo, me dice ‘te apuesto esto, te apuesto aquello, te apuesto un costillar’. Bueno, no importa, hay gente que apuesta, y está bien apostar, porque para ganar hay que apostar».

Massa apostó a ser el único candidato del peronismo. Alberto Fernández se resistió durante semanas con uñas y dientes: quería imponer la celebración de primarias y aupó a Daniel Scioli para que compitiese en ellas contra el candidato de Kirchner. Durante 24 horas, Argentina pensó que Fernández se había salido con la suya y Scioli se enfrentaría con Eduardo Wado de Pedro, el hombre elegido por Kirchner. Massa, sin embargo ganó, el órdago gracias a la presión de los gobernadores provinciales, claves en el poder territorial del peronismo. Abandonado por Fernández, Scioli bajó su candidatura. A petición de Kirchner, hizo lo mismo «Wadito», como lo llama el ministro de Economía. Nunca un diminutivo cariñoso se sintió tanto como un puñal.

Ministro de día, candidato de noche, el hiperactivo Massa tiene tres meses y medio, una eternidad en tiempos argentinos, para intentar recuperar al electorado desencantado con Fernández. Las encuestas muestran que se trata de una tarea titánica. Entre quienes ya se han decidido, dominan los que optarán por la oposición, ya sea la coalición posmacrista de Juntos por el Cambio, o la ultraderecha encabezada por el economista Javier Milei.

«Hicimos lo imposible posible», anunció Massa en redes al informar sobre la finalización de las obras del primer tramo del gasoducto, la obra más icónica de su gestión económica. «Nos decían todos que era imposible. Gracias a las empresas y a los miles de trabajadores y trabajadoras, que trabajaron en condiciones muy duras, de noche, contra el frío, contra el viento, le mostraron a la Argentina de qué somos capaces», reiteró el ministro este domingo. Con ese eslogan como estandarte, intentará contagiar la ilusión a los votantes peronistas, seducir a los indecisos y revertir la derrota que vaticinan los sondeos.

EL PAÍS

Últimos do Blog
Noticias

Gobierno de Bolivia entregará títulos de tierra a campesinos

Más
Noticias

Colombia. Los cinco precandidatos presidenciales que ya tiene el Pacto Histórico para 2022

Más
Noticias

Nito Cortizo aseguró que en su administración no se han realizado escuchas ilegales

Más
Noticias

Enrique Sánchez está enfocado en refundar el Partido Febrerista

Más
Noticias

PRI y PRD pierden más del 70% de su militancia

Más
Noticias

Legislativo de Ecuador instala mesa sobre demandada ley de educación

Más
Noticias

Castillo nombra a primer ministro de izquierda en Perú y deja pendiente al de Economía

Más
Noticias

Argentina passa a considerar cuidado materno como trabalho e garante direito à aposentadoria de 155 mil mulheres

Más
Noticias

PRD pide a ciudadanos no participar en la consulta popular del 1 de agosto

Más
Noticias

Bolsonaro emprende nueva reforma ministerial para sumar apoyos en el Congreso

Más
Noticias

La hora de Pedro Castillo

Más
Noticias

Colombia Humana, UP y MAIS se declararon en oposición a Claudia López

Más
Noticias

Proyectos que ha realizado la alcaldía de Claudia López

Más
Noticias

Presidente del partido de izquierdas uruguayo deja su cargo y llama a unión

Más
Noticias

Mónica Fein será precandidata a diputada nacional y enfrentará a la lista de Pablo Javkin

Más
Noticias

Narváez marca primeras diferencias con candidatura de Provoste: “La realidad que hemos visto, es que es una reacción a las encuestas”

Más
Noticias

Presidente del PS, Álvaro Elizalde, asegura que Narváez no bajará su candidatura en favor de Yasna Provoste

Más
Noticias

Nicaragua: el régimen continúa con la persecución a opositores y Ortega aseguró que “no hay espacio para la negociación”

Más
Noticias

Colas para hacerse con un hueso de carne: el hambre se dispara en Brasil

Más
Noticias

Sí Por México llama a PAN, PRI y PRD a buscar candidato de unidad para las elecciones de 2024

Más
Noticias

Pedro Castillo teje una red de apoyos para gobernar Perú en un escenario adverso

Más
Noticias

La Policía investiga a Bolsonaro por supuesta prevaricación en la pandemia

Más
Noticias

Gustavo Petro brasileño está cansado de que lo culpen de todo en Twitter

Más
Noticias

Claudia López acusa a Petro de ‘incendiar a Colombia’

Más
Noticias

Ex-ministro da Defesa da Bolívia planejou segundo golpe usando mercenários dos EUA

Más
Noticias

Cuba logra la primera vacuna latinoamericana con datos de efectividad al nivel de Pfizer y Moderna

Más
Noticias

Presentan en Ecuador propuesta para ley de aborto por violación

Más
Ecuador

El asalto a la Embajada de México en Quito sume a Ecuador en el caos político

Más
Brasil

Genealogía y bases del neofascismo brasileño

Más
Bolivia

El Grupo de Puebla no logra reconciliar a Evo Morales y Luis Arce, que van rumbo a la colisión

Más