BLOG

El Partido Militar y la guerra psicológica contra la sociedad brasileña

Brasil

Por Bruno Lima Rocha

En este artículo el autor analiza los ‘movimientos’ del Partido Militar tras las elecciones como una estrategia propia de la guerra psicosocial contra el pueblo brasileño.

En el intervalo de tiempo entre la segunda vuelta de las elecciones de 2022 (domingo, 30 de octubre) y el feriado del golpe militar que derroca definitivamente al podrido II Reinado (del emperador Pedro II) y establece el ciclo republicano iniciado con el gobierno de los mariscales (martes, 15 de noviembre de 1889), el Partido Militar muestra sus facetas y maniobras. Cumpliendo al pie de la letra con un ritual de morder y soplar, tuvimos el informe inocuo de la auditoría paralela del Ministerio de Defensa -erróneamente comandada por un general de cuatro estrellas, el bolsonarista Paulo Sérgio Nogueira de Oliveira- y luego dos notas típicas de la acción psicosocial. Nunca está de más recordar, Golbery do Couto e Silva (el gran ideólogo del ala hegemónico de la dictadura militar brasileña, 1964-1985) ciertamente está sonriendo en el infierno junto a Joseph Goebbels y otras excrecencias similares.

El orden cronológico de los ataques contra el sistema liberal-democrático es el siguiente: miércoles, 09 de noviembre, el Ministerio de Defensa anuncia la publicación del “informe” iniciado a partir de una decisión idiota del Tribunal Superior Electoral (TSE) de “invitar” a técnicos militares a llevar a cabo un trabajo que ya se estaba haciendo. La totalidad de las 63 páginas se pueden descargar desde este enlace y el resultado es nulo. Es decir, no incluye nada. Pronto, más recursos, tiempos y movimientos en una acción estúpida y prepotente.

En la noche del miércoles, al 9 de noviembre de este año, el TSE trae una nota radiofónica con el título: “Informe de las Fuerzas Armadas confirma seguridad en las urnas”. Así, en teoría, la disputa que nunca existió ya no sería citada y comentada, reduciéndose la escalada de fake news y desmentidos verosímiles, artillería de mentiras empleada dentro del arsenal de la extrema derecha. Para no enterrar su participación en esta ópera bufa, la guerra de nervios continúa. En una nota oficial publicada en el sitio web del Gobierno brasileño, el Ministerio de Defensa afirma que “El Informe de las Fuerzas Armadas no descartó la posibilidad de fraude o inconsistencia en las máquinas de votación electrónica”.

Así, en menos de doce horas, la temperatura vuelve a subir, en una maniobra orquestada de información y contrainformación, animando a los hincha golpe que salieron de la mayor parte de los tranques y retenes en carreteras y acampan frente a las bases militares de las tres fuerzas. ¿Cuál es blanco? Impedir el avance del “gobierno de transición”, promover una intervención militar y ¿quién sabe asegurar un autogolpe, con Bolsonaro al frente pero con la tutela del alto mando? Al fin y al cabo, el objetivo estratégico es la inestabilidad y la meta final es sin duda la toma del Poder Ejecutivo por todos los medios necesarios. Lejos está el compromiso concreto con un golpe violento de la mayoría de los oficiales en servicio activo, pero aún estamos más lejos de ver superada esta crisis y de afirmar, sin lugar a dudas, que la mayoría de los militares profesionales en Brasil no tienen simpatía por el bolsonarismo. Tienen simpatía sí, y mucho.

Para garantizar la “popularidad” en la sociedad civil movilizada por el capital de apoyo a la extrema derecha (financiamiento de camiones, costos de diesel y peajes, conducción y horas pagadas a los conductores, infraestructura como alimentación, carpas y baños químicos), el alto mando de las tres fuerzas sigue insuflando. Como en los tiempos oscuros de la Junta Militar –entre la vacancia del moribundo Costa e Silva y antes de la toma de posesión de Medici, en el apogeo de la dictadura, entre agosto y octubre de 1969– el 11 de noviembre, los comandantes del Ejército, Armada y Fuerza Aérea lanzó una nota condenando las “restricciones al derecho a la manifestación” frente a bases militares. Además de ser un delito federal incitar a los militares a dar un golpe de Estado, el mando de las tropas les está permitiendo permanecer en la zona de las organizaciones castrenses, en el territorio de su prerrogativa de seguridad. Es decir, en la práctica están permitiendo y apoyando a las bases golpistas.

Vayamos a los hechos. Desde la precampaña de las elecciones presidenciales de 2014 (cuando Dilma gana de Aécio Neves por una diferencia poco mayor que 3%), el entonces diputado federal Jair Bolsonaro tiene carta blanca por parte del alto mando para asistir a ceremonias militares y hacer proselitismo con un doble sentido para las fuerzas castrenses. La guerra psicológica continuó con los muñecos inflables del general Hamilton Mourão, entonces todavía activo y hoy senador electo por RS, mirando y en continencia militar hacia la la Plaza de los Trés Poderes en Brasilia, capital nacional. La tibia Comisión de la Verdad (2010-2014) molestó a los milicos, pero les molesta aún más la posibilidad que tienen de comportarse como fuerzas 100% profesionales y enfrentar amenazas reales contra nuestra soberanía. Por eso, prefirieron dedicarse al frente interno y posicionarse como un estamento uniformado, contrarrestando el poder ascendente del otro estamento, el togado en ese momento en el apogeo del lavajatismo, la Operación de Lawfare que afecto a Brasil, entre 2014 y 2021.

El presidente no reelegido Bolsonaro se sube a la ola surfeando, es el creador de una base sociopolítica a través de las redes sociales y una criatura de la guerra psicológica del Ejército que lo defenestraba en 1988 y casi lo expulsó en 1991. Su ídolo siempre ha sido el coronel argentino Aldo Rico, patético en la guerra profesional, amenaza constante para la reanudación de los derechos democráticos en los años 80. Se embarcó en la política profesional y no llegó muy lejos. Bolsonaro, por otro lado, nunca asumió ningún cargo ejecutivo antes de ser presidente. Fue el desastre visible: bueno manejando el protofascismo brasileño, malo como presidente del país que alguna vez en el pasado reciente fue la sexta economía más grande del mundo.

¿Estarían realmente dispuestas las Fuerzas Armadas en general, y el Ejército en particular, a dejar de simular un Poder Moderador y limitarse a la defensa del territorio nacional y de los intereses estratégicos del país? Si lo hacen, solo estarán cumpliendo con su obligación como servicio público uniformado. Por lo demás, la amenaza de golpe de Estado y de inestabilidad política ya forma parte de la “nueva normalidad”, aplicada en Brasil desde el inicio de la Operación Lawfare, apodada Lava Jato y que alimenta la “tercera vuelta de las elecciones de 2014”.

Volvemos a los años 70 del siglo XX. Era un debate actual en América Latina. “¿Puede una fuerza armada reaccionaria ser realmente antiimperialista?” ¿Es factible que eso ocurra?

Fuente: https://serviciodenoticias.net/el-partido-militar-y-la-guerra-psicologica-contra-la-sociedad-brasilena/

REBELIÓN

Últimos do Blog
Noticias

Gobierno de Bolivia entregará títulos de tierra a campesinos

Más
Noticias

Colombia. Los cinco precandidatos presidenciales que ya tiene el Pacto Histórico para 2022

Más
Noticias

Nito Cortizo aseguró que en su administración no se han realizado escuchas ilegales

Más
Noticias

Enrique Sánchez está enfocado en refundar el Partido Febrerista

Más
Noticias

PRI y PRD pierden más del 70% de su militancia

Más
Noticias

Legislativo de Ecuador instala mesa sobre demandada ley de educación

Más
Noticias

Castillo nombra a primer ministro de izquierda en Perú y deja pendiente al de Economía

Más
Noticias

Argentina passa a considerar cuidado materno como trabalho e garante direito à aposentadoria de 155 mil mulheres

Más
Noticias

PRD pide a ciudadanos no participar en la consulta popular del 1 de agosto

Más
Noticias

Bolsonaro emprende nueva reforma ministerial para sumar apoyos en el Congreso

Más
Noticias

La hora de Pedro Castillo

Más
Noticias

Colombia Humana, UP y MAIS se declararon en oposición a Claudia López

Más
Noticias

Proyectos que ha realizado la alcaldía de Claudia López

Más
Noticias

Presidente del partido de izquierdas uruguayo deja su cargo y llama a unión

Más
Noticias

Mónica Fein será precandidata a diputada nacional y enfrentará a la lista de Pablo Javkin

Más
Noticias

Narváez marca primeras diferencias con candidatura de Provoste: “La realidad que hemos visto, es que es una reacción a las encuestas”

Más
Noticias

Presidente del PS, Álvaro Elizalde, asegura que Narváez no bajará su candidatura en favor de Yasna Provoste

Más
Noticias

Nicaragua: el régimen continúa con la persecución a opositores y Ortega aseguró que “no hay espacio para la negociación”

Más
Noticias

Colas para hacerse con un hueso de carne: el hambre se dispara en Brasil

Más
Noticias

Sí Por México llama a PAN, PRI y PRD a buscar candidato de unidad para las elecciones de 2024

Más
Noticias

Pedro Castillo teje una red de apoyos para gobernar Perú en un escenario adverso

Más
Noticias

La Policía investiga a Bolsonaro por supuesta prevaricación en la pandemia

Más
Noticias

Gustavo Petro brasileño está cansado de que lo culpen de todo en Twitter

Más
Noticias

Claudia López acusa a Petro de ‘incendiar a Colombia’

Más
Noticias

Ex-ministro da Defesa da Bolívia planejou segundo golpe usando mercenários dos EUA

Más
Noticias

Cuba logra la primera vacuna latinoamericana con datos de efectividad al nivel de Pfizer y Moderna

Más
Noticias

Presentan en Ecuador propuesta para ley de aborto por violación

Más
Argentina

La sentencia a Cristina abre un nuevo capítulo de la política argentina

Más
Brasil

Lula fue invitado a EE.UU. por Biden antes de asumir, pero irá después

Más
México

El Congreso tumba la reforma electoral de López Obrador y Morena recurre por la vía rápida al “plan B” del presidente

Más