BLOG

El Frente Amplio chileno: las restricciones del experimento

Chile

Es una extraña paradoja que, precisamente en el momento de máximo éxito electoral al triunfar en la elección presidencial de diciembre 2021, el Frente Amplio chileno sea hoy blanco de duras críticas. Esta nueva coalición de izquierdas, cuyo equivalente en España es Podemos y, en menor medida, La France insoumise en el país de Astérix, irrumpió en la Cámara de Diputados en 2017 y multiplicó su representación en este hemiciclo en 2021, en alianza con el Partido Comunista (20,94%). Superó en votos a la coalición de centroizquierda aglutinada en torno a socialistas y al Partido por la Democracia (17,16%). Pero, sobre todo, su candidato presidencial Gabriel Boric ganó la elección con una holgada victoria en segunda vuelta frente al candidato de derecha radical José Antonio Kast (55,87/44,13%). Dicho de otro modo: en diciembre de 2021 el éxito fue rotundo, ya que no solo se produjo el sorpasso parlamentario a favor de esta nueva izquierda en alianza con los comunistas, sino que además se quedó con el sillón presidencial.

A partir del 11 de marzo 2022, fecha de asunción del mando de la nación, el desafío era mayúsculo, ya que con el flamante presidente Boric se iniciaba un fascinante experimento cuya principal característica radicaba en el sorpasso y, al mismo tiempo, en la incorporación al nuevo Gobierno de todas las izquierdas, nuevas y tradicionales. Hay que tomar muy en serio la idea de experimento, ya que este interviene a continuación del fracaso de Syriza en Grecia, la difícil consolidación de la Francia Insumisa tras la segunda derrota consecutiva de su candidato presidencial (Jean-Luc Mérlenchon) y la debacle del partido laborista británico bajo el liderazgo de Jeremy Corbyn.

En cuanto a América Latina, no hay mucho donde mirar: tan solo los gobiernos del Frente Amplio uruguayo (cuya coincidencia de nombre no significa en absoluto que sean lo mismo, muy por el contrario) y los recientes triunfos de Lula en Brasil y de Petro en Colombia pueden ser reivindicados por esta nueva izquierda chilena. El resto, para el olvido: el presidente Boric no ha cesado en denunciar como dictaduras al Gobierno de Maduro en Venezuela y de Ortega en Nicaragua. Estas críticas y denuncias, ¿generan unanimidad en las dos coaliciones que lo sustentan? La respuesta es no: desde críticas frontales de los comunistas al duro juicio de Boric dirigido a los gobiernos de Maduro y Ortega, hasta la incomprensible ausencia de diputados comunistas y del Frente Amplio (salvo un diputado, Gonzalo Winter: «Escuchar nunca viene mal») ante la intervención del presidente de Ucrania Volodymir Zelensky frente al Congreso de Chile, hace apenas unos días.

Incomprensible.

Este es el problema. Lo que resulta incomprensible en estos temas, así como en muchos otros (como en seguridad ciudadana y la total ausencia de votos favorables de diputados y senadores frenteamplistas y comunistas a la legislación sobre «legítima defensa privilegiada» de carabineros y protocolos referidos al uso de la fuerza por policías), es que esta nueva izquierda se desmarque a tal punto del Gobierno de su presidente que, paradoja sublime, sean los socialistas quienes garanticen a raja tabla apoyo legislativo a las propuestas del Ejecutivo. Se trata de una extraña coyuntura, dominada por culpas, traumas y miedos, en donde el Frente Amplio se comporta con el presidente Boric de un modo letalmente parecido al de los socialistas con Salvador Allende durante la Unidad Popular (1970-1973). Mientras en los primeros prevalece una forma de apego a la pureza de los ideales (la defensa de los derechos a todo evento en un contexto de crisis de la seguridad pública) y de un programa impracticable dada la falta de mayorías en el Congreso, entre los socialistas domina un inconsciente culposo que los lleva a apoyar cueste lo que cueste al presidente Boric.

En esta paradoja, hay algo más que la tensión constatada por Max Weber entre ética de la convicción y ética de la responsabilidad: hay miedos a perder y culpas no resueltas, lo que genera un cruel resultado, un presidente a ratos abrumado por la soledad y fracturado tanto por el miedo como por la culpa. Un presidente que encarna y sintetiza la tensión entre nuevas y viejas izquierdas.

Diversas razones explican la posibilidad de naufragio de este experimento. La primera, sin duda la más importante, es la inconciencia de estar gobernando y lidiando con un experimento, entendiendo como tal un periodo de la historia de las izquierdas chilenas en el que una nueva izquierda, con toda legitimidad, se impone a socialistas y comunistas (en este último caso en una primaria presidencial entre Boric y el candidato comunista Daniel Jadue), produce el sorpasso, reconoce que necesita a los socialistas y rectifica el programa de Gobierno (para muchos, una entrega inaceptable).

La segunda, es ignorar que la política de izquierdas consiste en generar transformaciones reconociendo límites y restricciones (institucionales, correlaciones de fuerza, etcétera), lo que se ha traducido en un limbo persistente en diversas materias entre la lealtad al programa de origen y la aceptación de la necesidad de ajustarlo a un estado del mundo cada vez más hostil: la crisis de la seguridad pública no estaba presente al momento de asumir el mando de la nación en marzo de 2022, tampoco la espiral inflacionaria y, un año después, son materias que absorben y redefinen la coyuntura, quitándole potencia tanto al Gobierno como a la nueva izquierda del Frente Amplio.

En tercer lugar, el Frente Amplio recibió como una bofetada la aplastante derrota de la propuesta de nueva Constitución el 4 de septiembre de 2022 (62%/38%), un texto por el cual se jugó sin reparar en las consecuencias y sin imaginarse la posibilidad de fracasar. En cuarto lugar, un excesivo énfasis en políticas identitarias que han llevado a abandonar la potencia de lo universal (por ejemplo, la idea de patria, regalada a la derecha), lo que se supone debiese ser corregido por la implementación de políticas socialdemócratas lideradas por socialistas y comunistas (la reducción de la jornada laboral a 40 horas es un buen ejemplo de éxito de una materia que fue liderada por una ministra comunista).

En todos estos asuntos, no se observa la huella del Frente Amplio, otra paradoja de un experimento liderado por esta nueva izquierda pero que, en la cruda realidad de los hechos, los protagonistas son otros: las viejas izquierdas, que están encontrando un segundo aire en medio de la tormenta en la que se encuentra un interesante experimento.

EL PAÍS

Últimos do Blog
Noticias

Gobierno de Bolivia entregará títulos de tierra a campesinos

Más
Noticias

Colombia. Los cinco precandidatos presidenciales que ya tiene el Pacto Histórico para 2022

Más
Noticias

Nito Cortizo aseguró que en su administración no se han realizado escuchas ilegales

Más
Noticias

Enrique Sánchez está enfocado en refundar el Partido Febrerista

Más
Noticias

PRI y PRD pierden más del 70% de su militancia

Más
Noticias

Legislativo de Ecuador instala mesa sobre demandada ley de educación

Más
Noticias

Castillo nombra a primer ministro de izquierda en Perú y deja pendiente al de Economía

Más
Noticias

Argentina passa a considerar cuidado materno como trabalho e garante direito à aposentadoria de 155 mil mulheres

Más
Noticias

PRD pide a ciudadanos no participar en la consulta popular del 1 de agosto

Más
Noticias

Bolsonaro emprende nueva reforma ministerial para sumar apoyos en el Congreso

Más
Noticias

La hora de Pedro Castillo

Más
Noticias

Colombia Humana, UP y MAIS se declararon en oposición a Claudia López

Más
Noticias

Proyectos que ha realizado la alcaldía de Claudia López

Más
Noticias

Presidente del partido de izquierdas uruguayo deja su cargo y llama a unión

Más
Noticias

Mónica Fein será precandidata a diputada nacional y enfrentará a la lista de Pablo Javkin

Más
Noticias

Narváez marca primeras diferencias con candidatura de Provoste: “La realidad que hemos visto, es que es una reacción a las encuestas”

Más
Noticias

Presidente del PS, Álvaro Elizalde, asegura que Narváez no bajará su candidatura en favor de Yasna Provoste

Más
Noticias

Nicaragua: el régimen continúa con la persecución a opositores y Ortega aseguró que “no hay espacio para la negociación”

Más
Noticias

Colas para hacerse con un hueso de carne: el hambre se dispara en Brasil

Más
Noticias

Sí Por México llama a PAN, PRI y PRD a buscar candidato de unidad para las elecciones de 2024

Más
Noticias

Pedro Castillo teje una red de apoyos para gobernar Perú en un escenario adverso

Más
Noticias

La Policía investiga a Bolsonaro por supuesta prevaricación en la pandemia

Más
Noticias

Gustavo Petro brasileño está cansado de que lo culpen de todo en Twitter

Más
Noticias

Claudia López acusa a Petro de ‘incendiar a Colombia’

Más
Noticias

Ex-ministro da Defesa da Bolívia planejou segundo golpe usando mercenários dos EUA

Más
Noticias

Cuba logra la primera vacuna latinoamericana con datos de efectividad al nivel de Pfizer y Moderna

Más
Noticias

Presentan en Ecuador propuesta para ley de aborto por violación

Más
Brasil

El bolsonarismo puede volver al poder

Más
Perú

La pobreza extrema en Perú durante el Gobierno de Boluarte supera ya los niveles de la pandemia

Más
Venezuela

Petro ya tiene en su poder el borrador de «paz política» en Venezuela tras las elecciones presidenciales

Más