BLOG

Bukele reelecto: la victoria de la violencia

El Salvador

El presidente salvadoreño, Nayib Bukele, ofrece una conferencia de prensa este domingo en el hotel Sheraton en San Salvador. Gladys Serrano

La reelección de Nayib Bukele en El Salvador no es ninguna sorpresa. Su popularidadaprobación entre la ciudadanía, por encima del 70%, el amañamiento de la Constituciónla irrelevancia de la oposición, auguraban un resultado inevitable. Bukele se volvió extremadamente popular por su aparente eficacia para solucionar, en tiempo récord, la violencia de las pandillas en El Salvador.

¿Es sostenible lo que Bukele pregona? ¿Realmente es un fenómeno fascinante que vale lo que le está costando a la sociedad salvadoreña?

Bukele es resultado de 30 años de postguerrademocracia en los que la mayoría de la población, en El Salvador, presenció un empeoramiento de las desigualdades sociales, el aumento de la migración/expulsión de los sectores más vulnerables, las promesas incumplidas de derecha e izquierda y, por supuesto, la expansiónfortalecimiento incontrolable de la violencia de las pandillas en todo el país. El Salvador llegó a ser reconocido como uno de los países más peligrosos del mundo. En 2015, la tasa de homicidios llegó a 106 por cada 100.000 habitantes.

En marzo de 2022, después de romper el pacto que tenía con estos grupos criminales, Bukele estableció un estado de excepción que le dio el poder de perseguirencarcelar a cualquier persona sospechosa de ser parte de las pandillas. Casi el 1% de la población llegó a estar privada de libertad sin garantías procesales ni de respeto a sus derechos humanos.

A casi tres décadas de la firma de los acuerdos de paz, cuando Bukele llegó con su «fórmula mágica» para acabar con las pandillas, la palabra democracia significaba poco o nada para la mayoría. En ese vacío, las formas autoritariasrepresivas tuvieron un impacto concretotangible en la vida de una gran parte de laslos salvadoreños: la reducción de la violenciael aumento en la calidad de vida cotidiana de muchas personas. El Salvador cerró el 2023 con una tasa de homicidios de 2,4 por cada 100.000 habitantes. Eso es mucho más que lo que recibieron en los últimos treinta años y, frente a eso, para esa mayoría, los costos que está pagando la democracia no parecen muy altos.

Sin embargo, el fenómeno de las violencias en El Salvador tiene sus raíces en desigualdades sociales históricas que difícilmente se pueden solucionar con mera represión. Reprimir un problema es solo eso, reprimirlo, no significa solucionarlo. Si las causas de ese problema siguen ahí, tarde o temprano volverán a explotar, quizá con nuevas formas, maneras, nombres, pero regresarán para recordarnos que nunca se fueron.

Más allá de las controversias, es crucial recordar que la estrategia del presidente de El Salvador sigue teniendo, ante todo, un alto costo humano. Bukele ha logrado lo que ha logrado solo,solo, porque élsu Gobierno violan los derechos humanos de miles de hombresmujeres, sobre todo los de aquellos en condiciones de mayor vulnerabilidad. Porque las acciones del presidente no están dirigidas ni a las élites ni a las clases medias, sino que tienen un claro corte de claseestán focalizadas en personas empobrecidas. Esas que por treinta años fueron las principales víctimas de las pandillas, ahora son los cuerpos marcados por la represión del Gobierno. Y no son solo los cuerpos de quienes están privadosprivadas de libertad. Estos dos años de estado de excepción se han ensañado también con la niñez, la juventud, con las mujerescon voces disidentes de esos sectores. Decenas de ninos, niñasadolescentes quedaron desamparados cuando el estado se llevó a sus padresmadres. Desde entonces, las abuelas, tías, hermanas tuvieron que asumir el sostén económico, los cuidados físicoslas repercusiones psicológicas de todos ellos. La recarga laboral, económicade cuidados se ha recrudecido sobre los hombros de las mujeres. En este contexto, el estado de excepción también se ha convertido en una herramienta para perseguir a defensores de derechos humanosdel medioambiente. Bajo la excusa que cualquiera puede ser sospechoso de ser pandillero, varios lídereslideresas ruralessus familiares han sido intimidados o detenidos.

Un estado de excepción indefinido, que vulnera derechos fundamentales de algunos a cambio de una tranquilidad relativatemporal para el resto de la población, es otra forma más de violencia para El Salvador. Una violencia que está demostrando ser ineficaz para conseguir una verdadera estabilidad social,que debe ser entendida como una prueba de la incapacidad del presidente para ofrecer soluciones realesduraderas que no pasen por la violación sistemática de derechos humanos de los ciudadanosciudadanas del país que gobierna.

Laura Aguirre es socióloga periodista, cofundadora del medio digital feminista Alharaca.

EL PAÍS

Últimos do Blog
Noticias

Gobierno de Bolivia entregará títulos de tierra a campesinos

Más
Noticias

Colombia. Los cinco precandidatos presidenciales que ya tiene el Pacto Histórico para 2022

Más
Noticias

Nito Cortizo aseguró que en su administración no se han realizado escuchas ilegales

Más
Noticias

Enrique Sánchez está enfocado en refundar el Partido Febrerista

Más
Noticias

PRI y PRD pierden más del 70% de su militancia

Más
Noticias

Legislativo de Ecuador instala mesa sobre demandada ley de educación

Más
Noticias

Castillo nombra a primer ministro de izquierda en Perú y deja pendiente al de Economía

Más
Noticias

Argentina passa a considerar cuidado materno como trabalho e garante direito à aposentadoria de 155 mil mulheres

Más
Noticias

PRD pide a ciudadanos no participar en la consulta popular del 1 de agosto

Más
Noticias

Bolsonaro emprende nueva reforma ministerial para sumar apoyos en el Congreso

Más
Noticias

La hora de Pedro Castillo

Más
Noticias

Colombia Humana, UP y MAIS se declararon en oposición a Claudia López

Más
Noticias

Proyectos que ha realizado la alcaldía de Claudia López

Más
Noticias

Presidente del partido de izquierdas uruguayo deja su cargo y llama a unión

Más
Noticias

Mónica Fein será precandidata a diputada nacional y enfrentará a la lista de Pablo Javkin

Más
Noticias

Narváez marca primeras diferencias con candidatura de Provoste: “La realidad que hemos visto, es que es una reacción a las encuestas”

Más
Noticias

Presidente del PS, Álvaro Elizalde, asegura que Narváez no bajará su candidatura en favor de Yasna Provoste

Más
Noticias

Nicaragua: el régimen continúa con la persecución a opositores y Ortega aseguró que “no hay espacio para la negociación”

Más
Noticias

Colas para hacerse con un hueso de carne: el hambre se dispara en Brasil

Más
Noticias

Sí Por México llama a PAN, PRI y PRD a buscar candidato de unidad para las elecciones de 2024

Más
Noticias

Pedro Castillo teje una red de apoyos para gobernar Perú en un escenario adverso

Más
Noticias

La Policía investiga a Bolsonaro por supuesta prevaricación en la pandemia

Más
Noticias

Gustavo Petro brasileño está cansado de que lo culpen de todo en Twitter

Más
Noticias

Claudia López acusa a Petro de ‘incendiar a Colombia’

Más
Noticias

Ex-ministro da Defesa da Bolívia planejou segundo golpe usando mercenários dos EUA

Más
Noticias

Cuba logra la primera vacuna latinoamericana con datos de efectividad al nivel de Pfizer y Moderna

Más
Noticias

Presentan en Ecuador propuesta para ley de aborto por violación

Más
Perú

Alberto Fujimori hace de portavoz de la oposición y asegura la continuidad de Dina Boluarte hasta 2026

Más
Uruguay

A cuatro meses de las primarias en Uruguay, quienes son los favoritos según las últimas encuestas y una posible sorpresa

Más
Venezuela

Un grupo de políticos alerta de «una tendencia dictatorial y antihistórica» en Venezuela

Más