BLOG

Arévalo y un cambio de época para Guatemala

Guatemala

ROGELIO NÚÑEZ

Bernardo Arévalo del Movimiento Semilla venció con el 58% en las elecciones presidenciales de Guatemala. Pero esta no es solo una derrota para su adversaria electoral Sandra Torres de la Unidad Nacional de la Esperanza, sino para el sistema que había hegemonizado durante décadas el poder en el país centroamericano.

Un hecho, aparentemente anecdótico, arroja luz sobre el cambio tectónico que se encuentra detrás de este resultado. Arévalo, quien careció de grandes aportes a su campaña, recibió una donación de 100.000 dólares de un hombre joven, referente del emprendedurismo y la tecnología como Luis von Ahn, el guatemalteco fundador de la aplicación de aprendizaje de idiomas Duolingo. Por el contrario, Torres tuvo como principales apoyos en segunda vuelta, entre otros, a la Fundación contra el Terrorismo cuyo esquema ideológico sigue anclado en el conflicto interno (1962-1996) y el “peligro del comunismo”.

Arévalo logró enlazar con con el presente (las nuevas generaciones) y el futuro (la tecnología) del país, mientras Sandra encarnaba los estertores de un pasado basado en el clientelismo y el patrimonialismo con poca legitimidad entre las nuevas y las viejas generaciones.

La victoria de Arévalo es, desde un punto de vista histórico, una reivindicación de la figura de Juan José Arévalo (padre del presidente electo quien gobernó entre 1945 y 1951). Un presidente que en el imaginario colectivo guatemalteco está considerado como uno de los mejores mandatarios del país (creador del sistema de seguridad social) y a quien un golpe de estado en 1963 le impidió continuar su obra de gobierno. El apellido Arévalo, con todo su significado y connotaciones, ha tenido influencia en esta victoria pues para la débil identidad colectiva guatemalteca va asociado a una época de reformas sociales y honradez. Y Bernardo Arévalo ha esgrimido como principal bandera electoral la lucha contra la corrupción.

Además, la perennemente frustrada sociedad guatemalteca ha estado desde 2015 buscando infructuosamente un liderazgo capaz de canalizar sus deseos de cambio, transformación y mayor democratización y transparencia. Las movilizaciones contra el gobierno de Otto Pérez Molina (2012-2015) acabaron con una administración corrupta pero no engendraron un liderazgo alternativo ni un cambio de modelo que el electorado creyó ver en un outsider como Jimmy Morales (2016-2020).

Tras la decepción de este cómico metido a político, el sistema clientelar impidió el cambio vetando la candidatura de Thelma Aldana en 2019 (quien se presentaba bajo el paraguas de Semilla, una organización nacida al calor de lo ocurrido en 2015). Esto posibilitó que llegara a la presidencia un Alejandro Giammattei (2020-24) que logró conformar una amplia alianza informal de partidos e intereses que cooptó el sistema para preservar el modelo hegemónico.

Ahora, en 2023, un electorado joven vinculado a las redes sociales buscó acabar con ese sistema apoyando a figuras anti-elite: primero a Roberto Arzú y luego a Carlos Pineda. El sistema, conocido como “pacto de corruptos”, sacó de la carrera electoral a quienes destacaban y suponían un riesgo para su supervivencia, pero no supo ver la emergencia de Bernardo Arévalo que no sacaba en las encuestas para la primera vuelta más allá del 3% y pasó al balotaje con poco más del 11% en un escenario de amplia fragmentación.

Tras imponerse de forma contundente en la segunda vuelta, Arévalo, con posturas de centroizquierda, encarna un cambio radical, si bien desde la moderación. Llega al poder un proyecto reformista que no busca la vendetta: ha asegurado que no habría subida de impuestos (apuesta por hacer más eficiente la recaudación combatiendo la corrupción y el contrabando), ni alineamiento con China sino buenas relaciones con Pekín y Taiwán dentro de una política exterior independiente.

Además, se muestra como un reformista (vincula su posición izquierdista al modelo del uruguayo Mujica), respetuoso con “todo tipo de propiedad privada”, partidario del aborto pero solo del terapéutico y de facilitar el acceso a la salud con el fortalecimiento del Seguro Social y la eliminación del monopolio de las farmacéuticas estimulando la competencia entre privados.

Arévalo ha calmado los recelos sobre su procedencia de izquierdas (centroizquierda, en realidad) al hacer hincapié en que su gobierno no supondría el inicio de las expropiaciones de tierras, ni abriría la puerta a la subida o creación de impuestos, ni a la aplicación de una agenda radical en materia de género y mucho menos un ataque al empresariado y a las Fuerzas Armadas, instituciones con las que tendió puentes.

La propuesta transversal de Arévalo, si bien moderada, claramente daña intereses creados por su cruzada contra los privilegios y la corrupción. Sobre todo, quiere cortar “el aceite que lubrica la corrupción …el presupuesto de obras del Estado, porque alrededor de ese presupuesto se tejen las voluntades corruptas del Ejecutivo, de los diputados, de alcaldes, de constructores corruptos”.

Por eso, su gran desafío va a ser alcanzar la gobernabilidad. La institucionalidad (partidos, Congreso y sobre todo órganos judiciales) sale herida en su legitimidad al haber sido cooptados por los intereses corporativos. El nuevo gobernante llega rodeado de grandes expectativas, pero con un reducido margen de acción. No solo tiene una bancada minoritaria con poca capacidad de conformar alianzas con otras fuerzas que le otorguen mayoría, sino que todo apunta a que el bloque de partidos más vinculados al sistema -que son mayoritarios- buscarán bloquear las iniciativas de corte reformista.

Además, sobre Arévalo, que a la hora de gobernar va a enfrentar un serio problema de déficit de cuadros para completar su administración, pende una espada de Damocles que el sistema blande como forma de obstaculizar su administración: la disolución de la personalidad jurídica de Semilla que promueve el actual Ministerio Público provocaría que el grupo parlamentario desapareciera y los diputados no podrían participar en las comisiones del legislativo, lo que debilitaría los respaldos y el margen de acción del gobierno de Arévalo.

Se perfila así un futuro, sin duda, complejo. Pero algo ya se ha logrado: Guatemala ha votado por la vuelta de una “primavera”: Juan José Arévalo gobernó durante la conocida como “primavera democrática (1944-54)” algo a lo que el candidato ganador ha aludido en repetidas ocasiones y que anuncia el “otoño del patriarca (del sistema)”. El reto para Bernardo Arévalo es convertir esa primavera en eterna (a Guatemala se le conoce como “el país de la eterna primavera”) y evitar un “winter is coming”, la vuelta del invierno del autoritarismo y la corrupción.

Rogelio Núñez
Investigador sénior asociado del Real Instituto Elcano y profesor en diversas universidades. Doctor en Historia Contemporánea de América Latina por el Instituto Universitario de Investigación Ortega y Gasset de la Univ. Complutense de Madrid.

LATINOAMERICA 21

Últimos do Blog
Noticias

Gobierno de Bolivia entregará títulos de tierra a campesinos

Más
Noticias

Colombia. Los cinco precandidatos presidenciales que ya tiene el Pacto Histórico para 2022

Más
Noticias

Nito Cortizo aseguró que en su administración no se han realizado escuchas ilegales

Más
Noticias

Enrique Sánchez está enfocado en refundar el Partido Febrerista

Más
Noticias

PRI y PRD pierden más del 70% de su militancia

Más
Noticias

Legislativo de Ecuador instala mesa sobre demandada ley de educación

Más
Noticias

Castillo nombra a primer ministro de izquierda en Perú y deja pendiente al de Economía

Más
Noticias

Argentina passa a considerar cuidado materno como trabalho e garante direito à aposentadoria de 155 mil mulheres

Más
Noticias

PRD pide a ciudadanos no participar en la consulta popular del 1 de agosto

Más
Noticias

Bolsonaro emprende nueva reforma ministerial para sumar apoyos en el Congreso

Más
Noticias

La hora de Pedro Castillo

Más
Noticias

Colombia Humana, UP y MAIS se declararon en oposición a Claudia López

Más
Noticias

Proyectos que ha realizado la alcaldía de Claudia López

Más
Noticias

Presidente del partido de izquierdas uruguayo deja su cargo y llama a unión

Más
Noticias

Mónica Fein será precandidata a diputada nacional y enfrentará a la lista de Pablo Javkin

Más
Noticias

Narváez marca primeras diferencias con candidatura de Provoste: “La realidad que hemos visto, es que es una reacción a las encuestas”

Más
Noticias

Presidente del PS, Álvaro Elizalde, asegura que Narváez no bajará su candidatura en favor de Yasna Provoste

Más
Noticias

Nicaragua: el régimen continúa con la persecución a opositores y Ortega aseguró que “no hay espacio para la negociación”

Más
Noticias

Colas para hacerse con un hueso de carne: el hambre se dispara en Brasil

Más
Noticias

Sí Por México llama a PAN, PRI y PRD a buscar candidato de unidad para las elecciones de 2024

Más
Noticias

Pedro Castillo teje una red de apoyos para gobernar Perú en un escenario adverso

Más
Noticias

La Policía investiga a Bolsonaro por supuesta prevaricación en la pandemia

Más
Noticias

Gustavo Petro brasileño está cansado de que lo culpen de todo en Twitter

Más
Noticias

Claudia López acusa a Petro de ‘incendiar a Colombia’

Más
Noticias

Ex-ministro da Defesa da Bolívia planejou segundo golpe usando mercenários dos EUA

Más
Noticias

Cuba logra la primera vacuna latinoamericana con datos de efectividad al nivel de Pfizer y Moderna

Más
Noticias

Presentan en Ecuador propuesta para ley de aborto por violación

Más
Bolivia

Interna en el MAS: un sector volvió a presionar para que Evo Morales sea candidato a las elecciones de 2025 en Bolivia

Más
Brasil

El desembarco de 65 golpistas brasileños en Argentina abre interrogantes

Más
Chile

Paulina Vodanovic (PS): «No sé cuál es la intención de hacer parecer debilitado al Socialismo Democrático, la derecha tiene más problemas y no lo destaca ningún medio»

Más