BLOG

Jóvenes argentinos lideran batalla por el lenguaje sin distinciones de género

Mujeres
Las mujeres participan en una manifestación contra la violencia de género en Buenos Aires. Foto: Magali Druscovich/Reuters
Mujeres participan en manifestación contra la violencia de género en BA. Foto: Magali Druscovich/Reuters

Cientos de adolescentes se reunieron en la calle con poca luz para participar en un acto público de estudiantes. Natalia Mira, de 18 años, levantó la mano y los invitó a cantar.

Era una canción que a menudo escuchan los jóvenes en actos políticos públicos en Buenos Aires, una oda al ex presidente argentino Juan Perón y su esposa, Eva.

“Déjenos militarizar de sol a sol”, cantaron frente a su escuela. “Somos jóvenes, estos son soldados de Perón”.
En español, un idioma en el que todos los sustantivos tienen un género, “soldados” es una palabra masculina: “soldados de Perón”.

Las letras cantadas por Mira eran diferentes: “les soldades”.

Para la mayoría de las personas de habla hispana, la “e” en ambas palabras, “es soldades”, suena extraña, además de gramaticalmente incorrecta.

Pero en Argentina, los adolescentes están reescribiendo las reglas del lenguaje para eliminar el género. En las aulas y en las conversaciones cotidianas, los jóvenes están cambiando la forma en que hablan y escriben, reemplazando la terminación masculina “o” y la terminación femenina “a” con una “e” neutral al género, en algunas palabras, en un esfuerzo por cambiar lo que ven como una cultura profundamente machista.

Sus esfuerzos están en el centro de una discusión global sobre género en medio de la creciente visibilidad de las identidades no binarias y una ola de movimientos feministas en todo el mundo. Una parte importante de la batalla se libra en el terreno lingüístico.

En los Estados Unidos, el uso del pronombre singular “ellos” se hizo tan común que en septiembre el diccionario Merriam-Webster adoptó su uso como pronombre para indicar personas no binarias. En Francia, un libro de texto escolar que promovía una versión francesa de género neutral llevó al primer ministro a prohibir la forma en todos los documentos oficiales del gobierno. En Alemania, docenas de figuras influyentes protestaron contra los esfuerzos realizados en el país para adoptar un lenguaje neutral en cuanto al género.

En Argentina, una entrevista televisiva en la que Natalia Mira usó un lenguaje neutral en cuanto al género casualmente ayudó a correr la voz por todo el país. Ahora la nueva gramática está encontrando aceptación oficial.

Los departamentos de al menos cinco universidades en Argentina ya han anunciado que aceptarán el uso de este español “inclusivo” en el trabajo académico. Las palabras neutrales en cuanto al género se extienden en pancartas, graffiti y folletos de campaña en la capital argentina. Después de que un juez causó controversia al usar la forma neutral en un fallo judicial reciente, un comité de supervisión de magistrados declaró que a los jueces ahora se les permite usar palabras de género neutral.

Los libros han sido traducidos al español neutral en cuanto al género, incluida una versión de “El Principito”. La forma neutral ya llegó a los hispanoparlantes en los Estados Unidos, lo que provocó debates en los programas de idiomas universitarios.

Semanas antes de convertirse en presidente electo de Argentina, Alberto Fernández usó español neutro en público en un discurso dirigido a estudiantes de secundaria. Y el nuevo formulario apareció en las publicaciones de WhatsApp y en Instagram cuando miles de argentinos se prepararon para asistir a la reunión anual de mujeres más grande en la historia del país durante un fin de semana de principios de octubre.

Pero eliminar el género en español, el idioma hablado por más de 577 millones de personas en todo el mundo, no es tan simple como adoptar un pronombre neutral en cuanto al género. La Real Academia Española, la autoridad preeminente en el lenguaje secular, ya ha dictaminado que estas modificaciones gramaticales son “innecesarias y artificiales”. Para muchos hispanoparlantes, la forma de género neutral es una aberración.

La nueva fórmula lingüística divide las opiniones en el movimiento feminista en el que nació. Mientras que algunos sectores del movimiento insisten en hablar de una manera que incluya personas no binarias, otros se resisten y prefieren usar palabras femeninas. Otros se preguntan si vale la pena intentar cambiar el idioma. ¿Eso haría una diferencia?

Pero cuando Mira y sus amigas corearon consignas en su mitin, la forma de género neutral estaba en todas partes: en las canciones que habían memorizado, en las tiras de mármol que se construían detrás de ellas.

En el Colegio de Comercio Carlos Pellegrini, los adolescentes saltaron y gritaron en medio de la noche, esperando los resultados de la elección del sindicato de estudiantes de la escuela, un evento tan importante que está cubierto por los medios nacionales.

Vinculada a la Universidad de Buenos Aires, la escuela siempre ha sido vista como una fuerza influyente en la política argentina. Y eso se aplica especialmente a esta generación. Al igual que las estudiantes de Parkland en los Estados Unidos o las activistas por el clima en Europa, las adolescentes de la escuela Carlos Pellegrini están en el centro del movimiento feminista argentino.

Vestida con una riñonera roja y zapatillas Converse, Mira reunió a sus compañeros más jóvenes para ayudar a dirigir la campaña electoral del sindicato de estudiantes, aunque ella misma ya se había graduado.
“¡Chicos!”, Gritó. “Estamos literalmente dibujados”.

Los estudiantes marcharon en el tráfico, tocando trompetas y tambores. Pintado con aerosol sobre un edificio al otro lado de la calle estaba la palabra “UNIDÆS”, una versión de género “neutral” de género neutro.
Después de la 1 am, una niña corrió hacia Mira para decirle que todos los votos ya habían sido emitidos y que el plato de Mira había ganado. Sus amigos lo vitorearon.

“¡Cantemos la marcha!”, Gritó Mira, guiando al grupo en una nueva versión de una canción escrita hace muchos años: el himno oficial del movimiento peronista.

“Los peronistas muchaches, todos triunfaremos”. Es decir, “los jóvenes peronistas, todos triunfaremos”.

Hace poco menos de dos años, Mira estaba en Facebook cuando vio una publicación que le llamó la atención. Un amigo había escrito reemplazando “o” y “a” con “e” en palabras que se referían a grupos de personas.

El concepto de español neutral al género no era nuevo para Mira. Ella ya estaba familiarizada con el uso de “x” en palabras escritas, como se usa comúnmente en “latinx”. Y también había visto otros ejemplos: símbolos como @ o æ para indicar vocales de género neutro.

Pero esta nueva variación parecía la forma más práctica de separarse de un sistema tan patriarcal que las palabras plurales son por defecto masculinas. Mira dijo que no solo el género neutral “e” incluye identidades no binarias, sino que es una forma simbólica poderosa de protestar contra toda la estructura del lenguaje.

“Crea una pequeña crisis en la mente de las personas, como ‘¿qué está pasando aquí?'”, Dijo Mira. “Obliga a las personas a detenerse para reflexionar sobre cómo nos comunicamos”.

Para la científica cognitiva Lera Boroditsky, la forma en que hablamos puede, de hecho, moldear la forma en que pensamos.

La palabra “puente”, por ejemplo, es femenina en alemán, pero masculina en España. En los experimentos, Boroditsky descubrió que las personas de habla alemana tienden a usar adjetivos asociados con la feminidad, como bello o elegante, al describir un puente, mientras que los hispanoparianos tienden a describir un puente como estereotípicamente masculino: alto, imponente o fuerte.

“Si podemos hacer esto incluso con mesas, sillas o regaderas, es mucho más fácil y convincente hacerlo con humanos”, dijo Boroditsky.

Estas diferencias de género pueden tener implicaciones reales para la sociedad. Los investigadores del Banco Mundial encontraron evidencia este año de que el “género gramatical” tiene un impacto causal negativo en la participación femenina en la fuerza laboral.

Y un estudio reciente con personas en Suecia, donde el pronombre neutro de género “gallina” fue agregado al diccionario oficial sueco en 2015, encontró que la adopción del pronombre no binario se asoció con actitudes más favorables hacia las mujeres y la comunidad LGBTQ.

Según el lexicógrafo Paz Battaner, miembro de la Real Academia Española, los cambios en el vocabulario ocurren con frecuencia, pero la gramática de un idioma rara vez cambia. Para ella, no es imposible que la forma de español neutral en cuanto al género sea tan común que la Academia lo acepte. “Pero dudo que eso suceda”, dijo.

Mira pensó que si comenzaba a usar el español neutral en cuanto al género en su propia vida diaria, otras personas podrían hacer lo mismo. Ella comenzó a hablar de esta manera con sus amigos, con sus padres, con los taxistas, incluso cuando canta sola en la cocina de su casa. En junio del año pasado, cuando un periodista de televisión la entrevistó frente a su escuela, las palabras de género neutro ya salían de su boca naturalmente.

Al mismo tiempo, los legisladores argentinos se preparaban para votar sobre un proyecto de ley de legalización del aborto, atrayendo a grandes multitudes de mujeres jóvenes a las plazas y campus del país, vistiendo pañuelos verdes que simbolizan el movimiento por el derecho al aborto.

Mira y sus colegas estaban participando en una manifestación a favor de la ley mientras el periodista se acercaba. Cuando se le preguntó sobre la votación, Mira instó a los legisladores a no pasar a la historia como “aquellos que permitieron que cientos de mujeres y cientos de cuerpos embarazadas continúen muriendo” como resultado de abortos clandestinos.

Y a lo largo de la entrevista, casualmente empleó palabras neutrales de género. Mientras Mira hablaba, el periodista Eduardo Feinmann seguía interrumpiendo para corregirla.

“Respeto tu forma de hablar. Tú también respetas el mío ”, dijo Mira.

“Mi forma es española. No sé cuál es el tuyo ”, respondió el periodista.

El choque, uno de varios, se ha vuelto viral en Argentina y en el mundo de habla hispana, presentando español neutral en cuanto al género al público de los medios. Mira se convirtió en blanco de ataques y burlas: para los argentinos conservadores ella representaba a la izquierda radical, las feministas que quieren legalizar el aborto y las adolescentes que quieren perturbar a la sociedad.

Una ex maestra publicó en Facebook un meme en el que Mira sostenía una pistola y usaba un español neutro en cuanto al género para contar un chiste sexual. “No más feminazis”, escribió.

Ataques como estos sorprendieron a sus padres, quienes presentaron una queja contra el maestro. Para ellos, el activismo de Mira ha cambiado su visión del idioma español y del mundo que los rodea.

“Comencé a preguntarme: ‘¿Por qué siempre decimos damas y caballeros’?”, Dijo la madre de Mira, Norma Otero, una maestra de 63 años que a veces llama a sus alumnos “niños” en lugar de “niños y niñas”. “¿Por qué siempre nos quedamos segundos?”

La “e” neutral se estaba extendiendo lentamente, especialmente en Buenos Aires, la capital socialmente progresista.

A menos de dos kilómetros del apartamento familiar de Mira en Buenos Aires, un propietario de sebo dice que ha estado repensando el idioma español desde que su sobrina adolescente comenzó a enseñarle a usar el idioma neutral.

“El idioma no es algo que siempre debe permanecer igual”, dijo Darío del Río, de 44 años.

Diez kilómetros al oeste en el barrio de Villa Santa Rita, Laura Soto Moreno, profesora universitaria de 31 años, le está enseñando a su hijo de 3 años a usar la “e”. Ahora llama a sus amigos “mes amistoso” y a sus primos “mes primo”.

“Quiero que comprenda que el feminismo es una forma de vida” y que el género es fluido, dijo Soto Moreno.

Pero en los círculos más conservadores de Buenos Aires, este español neutral en cuanto al género se considera absurdo.

“Es absolutamente ridículo”, dijo Salvador Ugarde, un veterinario retirado de 65 años que estaba paseando a su perro en un parque en Belgrano, un frondoso vecindario residencial en el norte de la capital. Para Ugarte solo hay dos géneros, y el español neutral en cuanto al género solo lo usan los izquierdistas y las personas de “clase baja”.

Un amigo suyo, Hernán Semprum, argumenta que es esencial preservar la pureza del idioma español. “Eso es lo que realmente une a todos los países” en el mundo de habla hispana, dijo este profesor de derecho venezolano, que tiene 77 años y ha vivido en Argentina durante más de diez años.

En el mismo parque de Belgrano, la psicóloga Agustina Taquini, de 37 años, dijo que las mujeres no deberían tener que cambiar su idioma para avanzar: “Nos hace ver más débiles que fuertes”.

Para Mira, tiene sentido que tu generación pida más. A diferencia de la generación de sus padres, que creció en la dictadura militar, ella solo conocía la democracia.

Mira tenía 9 años cuando Argentina se convirtió en el primer país latinoamericano en legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo; tenía 11 años cuando se aprobó una ley de identidad de género que permite a las personas transgénero cambiar oficialmente su género y nombre legal; Tenía 14 años cuando el brutal asesinato de una niña de su edad llevó a cientos de miles de mujeres argentinas a denunciar el feminicidio, utilizando el lema #NiUnaMenos, en una serie de protestas que se extendieron por gran parte de América Latina.

Ahora, apenas unas semanas antes de las elecciones presidenciales, Mira se estaba preparando para reunirse con miles de militantes feministas en la 34ª Reunión Nacional de Mujeres que se celebrará en la ciudad de La Plata, a 60 km de Buenos Aires.

Con una agenda enfocada en los derechos de las mujeres, se esperaba que la reunión atrajera a más de 200,000 mujeres. El español neutral en cuanto a género fue el centro del debate.

Con una mochila cargada, un saco de dormir y un impermeable, Mira subió al tren con su amiga Kiara Sánchez. Observó cómo el automóvil se llenaba de mujeres en cada parada: mujeres con pañuelos verdes atados a sus bolsos, mujeres saludando a viejos amigos, mujeres sentadas con las piernas cruzadas en el piso del tren, compartiendo el típico compañero argentino con extraños.

El tren llegó a la estación de destino. Mira y Sánchez siguieron a la multitud de mujeres, esquivando los charcos en la calle. Una gran cinta blanca colgaba frente a ellos: “Bienvenido a La Plata”, decía, usando la “e” neutral.

La pista inmediatamente recordó las divisiones internas que a menudo afectan a grandes movimientos sociales como este. Durante más de un año, un grupo de activistas exigió que el llamado “Encuentro Nacional de Mujeres” reemplace su nombre por uno más inclusivo: “Encuentro Plurinacional de Mujeres, Lesbianas, Travestis, Trans, Bisexuales, Intersex y no binarios”. Los organizadores rechazaron la sugerencia, apegándose al título original.

Las tensiones reaparecieron al caer la noche. Mira se unió a un grupo de cientos de adolescentes que marcharon por las calles para llamar la atención sobre las personas transgénero que son víctimas de asesinato en Argentina.

“Vamos, muchachos”, gritó uno de los líderes, con el pelo teñido de arcoíris, cuando comenzó la marcha.

Los estudiantes cantaron canciones mientras las familias locales los veían desde sus mostradores o ventanas. Pero estas canciones, como Mira pronto observó, casi todas hablaban de mujeres y usaban pronombres femeninos.

“Mujer, escucha, únete a la lucha”, decía una canción.

Mira no cantaba. Tampoco su amiga Matilda González, de 18 años. “La idea era esta noche sobre personas trans y no personas binarias”, murmuró González a Mira. “Pero solo cantan canciones sobre mujeres”.

En la última mañana de la reunión, cientos de mujeres se reunieron en un escenario, envueltas en mantas y bufandas para resistir el frío. El olor a salchichas asándose en las estaciones de comida cercanas flotaba en el aire. Frente a las pantallas del escenario, los organizadores lucharon por hacerse oír por encima de las esquinas de la multitud, lo que exigió que se cambiara el nombre de la reunión.

Uno por uno, docenas de voluntarios se acercaron al micrófono y leyeron las conclusiones del fin de semana de talleres y discusiones, así como la lista de peticiones para el año siguiente.

Entre ellos, un mensaje dirigido a la Real Academia Española. “No queremos hablar bien”, gritó una mujer al micrófono. “El lenguaje es una construcción social”.

“Que el uso de ‘e’ no haga invisibles las peleas que se nombran con ‘a'”, dijo a la multitud. “El lenguaje es producto del poder hegemónico, patriarcal y sexista. No es un problema decir mucama, pero presidente, sí “. Los críticos españoles a menudo señalan que, a diferencia de” mucama “, algunos consideran que la palabra” presidente “es gramaticalmente incorrecta.

Mira se sorprendió al escuchar que las mujeres mayores usaban un español neutral en cuanto al género. Era una señal clara de que la “e” neutral está ganando aceptación.

Pero al día siguiente, después de regresar a Buenos Aires con su amiga, Mira fue a la computadora para verificar la cobertura mediática de la reunión. Los comentaristas conservadores publicaron fotos de la reunión burlándose de las palabras neutrales de género que aparecieron en los folletos del evento.

Los titulares sobre el fin de semana se detuvieron frente a un debate presidencial y, más tarde, noticias de que el presidente argentino, Mauricio Macri, había comparado el programa económico de sus rivales con culpar a una esposa por cuidar sus finanzas. una familia. “En lugar de pagar las cuentas, ella usó su tarjeta de crédito”, había dicho.

Mira negó con la cabeza cuando le dio la noticia a su amiga Kiara Sánchez, quien estaba sentada a su lado en la mesa de la sala. Cerró el sitio web, tomó un sorbo de mate y cambió de tema.

Le preguntó a Sánchez sobre sus planes de tomarse unas vacaciones en el norte cuando la escuela terminara en diciembre.

Mira pensó en lo que le depara el futuro cuando comience la universidad, cuando deje a sus amigos del sindicato de estudiantes Carlos Pellegrino. Está considerando estudiar comunicaciones en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires, una de las escuelas que anunció que aceptará el uso de español neutral en cuanto al género. Mira continuará usando español neutral en sus conferencias, tareas y presentaciones, pero se pregunta si su forma de hablar la definirá nuevamente.

“No quiero ser conocida como la chica ‘e'”, explicó.

Pero tal vez esta vez, pensó, ella no será la única.