BLOG

Coronavirus en Ecuador: el fin de los días en un ataúd de cartón

Noticias
Ataúdes de cartón para los fallecidos por Covid-19. Foto: EFE
Ataúdes de cartón para los fallecidos por Covid-19. Foto: EFE

Desbordada por las muertes de la pandemia, la comuna de Guayaquil recibió donaciones de inéditos ataúdes de cartón para sepultar a los fallecidos que se acumulan en casas, centros de salud y depósitos. Son muertos por coronavirus o por otras dolencias. Quién sabe. La gente muere en sus casas porque fueron rechazadas en los hospitales saturados, o de manera súbita. Nadie les practicará un test de Covid-19, y tampoco nadie los buscará para ser enterrados, durante días, en el mejor de los casos.

Al menos 50 personas que fallecieron durante la emergencia sanitaria, por el Covid-19 han sido sepultadas dentro de bolsas de plástico en Puerto Principal, una comuna de Guayaquil, capital del estado de Guayas, suroeste del país.

Guayas sigue siendo la provincia con mayor número de fallecidos por Covid-19, suma 126 de los 180 en todo el territorio ecuatoriano, y registra más positivos (2.524 de los 3.646 en total de los cuales 1.725 están en su capita).

La insólita cuestión de ataúdes de cartón es detallada este lunes por un informe del diario El Comercio, en base a declaraciones de Jorge Wated, encargado de la Fuerza de Tarea que gestiona los levantamientos de fallecidos e inhumaciones en Guayaquil.

Para mitigar este problema, la Asociación de Cartoneros de Ecuador donó al Gobierno 3.000 ataúdes de cartón corrugado para las sepulturas. Ya se están usando en los sepelios que se realizan en el camposanto Parques de La Paz.

Allí, al menos 150 personas han sido enterradas en tumbas unipersonales y otras 50 serán enterradas este lunes. En los posteriores días se realizarán 100 inhumaciones diarias. El Municipio de Guayaquil también recibió del gremio de cartoneros, una donación de 1.000 ataúdes, que se empezó a entregar a los deudos que los requieran.

Ninguna funeraria cuenta con ataúdes de madera en Guayaquil y conseguir uno, que usualmente cuesta unos 400 dólares, puede implicar desembolsar 800 y hasta mil dólares, narró un deudo a El Comercio.

La Federación de Funerarias de Guayaquil confirmó al periódico que la masiva demanda de cofres desbordó la capacidad de las funerarias. Los ataúdes de cartón se han convertido en la opción obligada en medio del dolor, son más ecológicos que las bolsas de plástico y cuestan 250 dólares, bastante menos que uno de madera.

Guayaquil vive una emergencia en donde todos los días mueren unas 250 personas y, según las autoridades locales, si se suman todos los fallecidos en esa localidad el número triplica los fallecidos en el terremoto de Manabí y Esmeraldas de 2016.

El organismo que recoge los cuerpos de fallecidos, desde el pasado 23 de marzo hasta el sábado 4 de abril, retiró 1.350 cadáveres en domicilios y en hospitales públicos por distintas enfermedades, incluyendo casos confirmados y con sospechas de Covid-19.

Pero, encima, la situación en los próximos meses podría agravarse, ya que el Gobierno estima que las víctimas por coronavirus pueden subir a 2.500. El colapso de cuerpos no solo se concentra en las casas y en los cementerios, pues la identificación de los cadáveres en las morgues de hospitales también registra atrasos, con cuerpos apilados.

Pero no sólo los muertos generan colapso, los enfermos por coronavirus, también.

El viceministro de Salud, Ernesto Carrasco, informó que 250 médicos de áreas rurales de la provincia de Guayas serán desplazados a Guayaquil para cubrir la emergencia y atender a los pacientes.

Además, otros 100 doctores que se inscribieron en la convocatoria que abrió el Gobierno esta semana irán a los hospitales de Guasmo Sur y Monte Sinaí, en la misma región.

La crisis quedó reflejada en un caso dramático conocido este lunes. La desesperación llevó a un hombre de 84 años a quitarse la vida de madrugada, cubriéndose con una manta, rociada en combustible y prendiéndose fuego, tras haber perdido a un hijo en la pandemia.

ANSA